jueves, 22 de mayo de 2014

La "tormenta de meteoros" del 24 de Mayo

Ya llevamos unas semanas leyendo en blogs especializados en astronomía, y ahora en periódicos y en webs de contenidos más generalistas, que la madrugada del 23 al 24 de mayo (la noche del viernes al sábado) esta prevista una "nueva lluvia de estrellas" cuyo radiante coincidirá con la constelación de Camelopardalis o la jirafa, situada más o menos entre la osa mayor y la menor.


Es extraño que de repente aparezca una nueva lluvia de estrellas, sobre todo si está asociada a un cometa con un periodo tan corto como ya veremos, así que hemos investigado un poco y hemos aclarado alguna duda que en los artículos leídos dejaban un poco en el aire.



Lo primero, el cometa que ha dejado los partículas y polvo que originarán los meteoros es el 209P/LINEAR. Se trata de un cometa muy pequeño (unos 600m) y poco activo descubierto en 2004. Al calcular su trayectoria se descubrió que era un cometa periódico que tardaba  5,09 años en completar una vuelta y que su plano orbital estaba inclinado 21° respecto al plano de la eclíptica. Haciendo mas cálculos y yendo hacia atrás en el tiempo se dieron cuenta que este cometa fue el causante de una extraña lluvia de estrellas que ocurrió a principios del siglo XIX y de la que no se conocía su progenitor. Por tanto no se trata de una nueva lluvia de estrellas como se afirma en muchos artículos.

Su último perihelio (punto de mayor acercamiento al sol) ha sido el 6 de mayo y la menor distancia a la Tierra se producirá el 29 de mayo, pero será en la noche del 24 justo cruzaremos su órbita por lo que nos encontraremos los restos frescos que el cometa ha dejado a su paso.


Las estimaciones de número de meteoros por hora han variado desde los primeros cálculos más optimistas que hablaban de 1000 meteoros/hora (niveles de tormenta de meteoros) a 400 en el pico de máxima actividad e incluso ahora se predice una tasa de unos 200 meteoros/hora que no está nada mal.

Pero, ¿por qué no es una lluvia de estrellas anual como el resto? Pues porque 209P es un cometa pequeño y muy inactivo que expulsa pequeñas cantidades de polvo y que no forman un tubo de escombros siguiendo toda su órbita como en los cometas grandes, sino que se mantienen cerca del cometa y sólo cuando la Tierra pasa justo detrás de él es cuando se produce el fenómeno astronómico. Además, la gran inclinación de su órbita con respecto a la nuestra hace que el punto de intersección sea pequeño y por tanto no haya mucho tiempo para que el campo gravitatorio terrestre atraiga mas materia para los siguientes años.

¿Y dentro de 5 años cuando vuelva a pasar 209P? Pues como el periodo es de 5 años y un poquito será la Tierra la que pase por delante unos días antes, por lo que nos encontraremos la intersección de órbitas limpia de partículas, así que nada de lluvia de estrellas hasta que se vuelvan a dar las mismas condiciones de este año, o sea, dentro de unos 200 años.

En Astrodemanda vamos a organizar una observación esa noche. Todavía no hemos decidido el lugar, tiene que ser un sitio con cielo oscuro y con el horizonte norte lo más despejado posible. Quizás Arlanzón que queda cerca o buscar un pueblo al norte de Burgos para dejar la contaminación lumínica a nuestras espaldas. El máximo nos pilla casi al amanecer, pero como los cálculos pueden no ser exactos intentaremos estar toda la noche por si se adelanta. Solo queda que mejoren las condiciones meteorológicas porque con la semana que llevamos de nubes y lluvia no vamos a poder ver nada.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada