viernes, 25 de septiembre de 2015

El domingo, ¡eclipse total de luna!



     Durante la madrugada del próximo día 28 (la noche del domingo al lunes) podremos disfrutar, siempre y cuando el tiempo caprichoso nos lo permita, de un eclipse total de Luna. Hay que aprovechar porque durante los próximos años va a haber muy pocos (media docena hasta el 2050).

    El domingo, como decía, la Tierra se interpondrá entre el Sol y la Luna, proyectando su sombra sobre ésta. Esto hará que la Luna no muestre su habitual color blanquecino sino que se oscurezca mostrando colores más pardos-rojizos, muy similares al del vino tinto. El color de la Luna eclipsada no es siempre exactamente el mismo porque depende de las partículas que hay en suspensión en nuestra atmósfera (ver Escala Danjon).



     Los eclipses lunares se dan siempre cuando la Luna está llena. Además,  en este caso la Luna es ligeramente más grande al estar algo más cerca que otros meses. Los medios de comunicación, gracias una vez más al marketing americano, lo llaman "superluna" pero lo cierto es que no tiene nada de "súper" y este tamaño extra no se aprecia  a simple vista y sólo con fotos se puede intuir. Un día hablaremos de esto con más detalle.

     Al revés que con los eclipses de Sol, que sólo se ven en una franja de unos pocos kilómetros, los eclipses lunares se pueden observar desde todos los lugares donde es de noche.

     Para observar el eclipse lo mejor son unos prismáticos, aunque a simple vista se ven muy bien al igual que con un telescopio. Es interesante ver cómo cambia la iluminación lunar al pasar primero por la penumbra de la Tierra (ver el esquema al inicio de esta entrada) y posteriormente, durante la totalidad, al atravesar la sombra terrestre. Con la ayuda de algún instrumento óptico podremos apreciar todo esto mucho mejor sobre el relieve lunar, especialmente en los grandes cráteres. 

     Otra ventaja es que lo podemos ver desde cualquier lugar, por muy iluminado que esté, al revés que cuando queremos observar lluvias de estrellas u objetos de cielo profundo (cúmulos estelares, galaxias ...) que tenemos que alejarnos de las ciudades.


     El máximo ocurrirá cerca de las 5 de la mañana por lo que nos va a tocar pasar la noche en vela o madrugar, con la luna ya bajando pero todavía a unos 35º de altura.

     A continuación se muestra el desarrollo del eclipse con los tiempos de cada fase, en hora local (la que marca el rejoj):

           · Inicio de la fase penumbral:  2h 11m 28s 
· Inicio del primer contacto con la sombra:  3h 06m 56s
· Principio de la totalidad:  4h 11m 02s
· Máximo:  4h 47m 09s
· Final de la totalidad: 5h 23m 31s
· Último contacto con la sombra: 6h 27m 28s
· Final de la fase penumbral:  7h 22m 52s

     ¡¡A ver si hay suerte y merece la pena esperar despiertos o el madrugón!!






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada