domingo, 24 de abril de 2016

Charla y observación solar con los alumnos de 2º de infantil del C.P. Fernando de Rojas

Enseñando Astronomía a los niños de 2º de infantil del Fernando de Rojas 
Naia es mi hija mayor, tiene casi 5 años y estudia segundo de infantil en el C.P. Fernando de Rojas de Burgos. Cada cierto tiempo nos trae a casa una hoja con los contenidos nuevos que van a trabajar en el siguiente periodo para que los papás les animemos a investigar, les planteemos actividades relacionadas o resolvamos sus dudas, y en la última ponía que iban a estudiar el Sistema Solar. Podéis imaginar que, como astrónomo aficionado, me hizo mucha ilusión y a mi mujer la faltó tiempo para animar a Naia para que hablara con su profesora Maripaz y decirla que "papá tiene telescopio y puede venir a hablar sobre el sistema solar".


Varios días después vi en la cuenta de @heliosfera en Twitter que un gran grupo activo de manchas solares (el AR12529) estaba rotando por el limbo este del sol y se me ocurrió que sería mucho más divertido para los niños llevar el telescopio y el filtro solar y que hicieran su primera observación y, dado que en el cole de Naia tienen jornada continua de mañana, hacer prácticamente la única actividad astronómica posible en su horario de clases.

Mi hija es muy movida y un poquito desobediente así que a veces, cuando vamos a buscarla, Maripaz nos llama a consultas para comentarnos si ese día se ha portado mal y la ha tenido que castigar, así que en una de esas charlas la propuse hacer la observación solar con los niños, idea que la entusiasmó.

El 14 de abril, uno de los mejores días para observar el grupo AR12529. Fuente @heliosfera
La semana del 11 al 17 de Abril el grupo de manchas fue evolucionando muy favorablemente mostrándose como uno de los grupos de tamaño considerable de este ciclo solar, pero entre los días nublados y el trabajo me fue imposible acercarme a organizar la observación.

El grupo AR12529 el 18 de abril, día de la observación.
 Nótese lo cerca que está de desaparecer. Fuente @heliosfera
El lunes 18 era casi el último día para poder ver el gran grupo de manchas pues ya estaba rotando peligrosamente hacia el limbo oeste. Aunque amaneció nublado, las previsiones pronosticaban una mejoraría a partir de las 10 de la mañana por lo que cargué con el telescopio y fui con Naia de la mano al colegio. Ya en su clase vimos que la orientación no era la más idónea así que fuimos visitando el resto de clases para elegir donde montar el telescopio con lo que todas las clases de 2º se apuntaron a la fiesta. De repente de organizar una observación para 25 niños pasé a tener que hacerlo ¡¡¡para 150!!!


Como avanzaba la mañana y no tenía pinta de levantar quedé con las profesoras de montar el telescopio en una sala grande y dar a los niños una pequeña charla. Dividimos al grupo en 2 para que fuera más manejable y casi sin tiempo de preparar un guión me puse a explicar de la manera más sencilla que pude que es la Astronomía, para que sirven los telescopios, que nuestros ojos también valen como telescopios para ver estrellas y planetas, como funcionan los telescopios y los tipos que hay: con lentes (como los catalejos de los piratas o como mi buscador) o con espejos (mi telescopio que es un Newton). También llevé unos prismáticos para que conocieran otras formas de poder acercarse a la astronomía y, ya que íbamos a hacer una observación solar, intenté recalcar el peligro de observar el sol y las consecuencias de hacerlo sin las protecciones adecuadas. Conectando con internet busqué varias fotos de manchas solares para que se pudieran hacer idea de que es lo que podían ver si despejaba. Aproximadamente 15 minutos de charla para que los niños no se cansaran y no perdieran el hilo de lo que les contaba, todo ello salpicado de preguntas y comentarios divertidos que sólo a los niños de esa edad se les pueden ocurrir.

Enseñando a los niños el espejo de un telescopio reflector.

Durante la media hora del recreo se despejó un poco dejando nubes y claros más o menos amplios así que cuando los niños volvieron a clase saqué el telescopio al patio (desde las clases era imposible cazar el sol al encontrarse ya muy alto en el cielo) y comenzamos la observación solar con la clase de Naia. Pronto vimos la dificultad de los niños de alinear el ojo con el eje óptico y, aunque puse el ocular con menos magnificación para que les resultara más sencillo,  a muchos niños les costaba ver el sol y mucho menos ver el grupo de manchas. Varias profesoras de otras clases vinieron para ver si podían bajar a sus niños pero al final decidimos terminar con la observación pues iba a ser imposible que todos pudieran pasar en el tiempo que quedaba.

Tengo que agradecer a todo el grupo de profesoras de segundo de infantil y en especial a Maripaz lo bien que me trataron en todo momento y a todos los niños el rato tan estupendo que pasamos juntos. Los niños de la clase de Naia me dieron una sorpresa haciendo cada uno un dibujo dándome las gracias. Si os fijáis en ellos todos los soles tienen una "peca" y están llenos de telescopios y de astrónomos :D
Cuaderno con los dibujos de los niños.

Guardaré el cuaderno con todos los dibujos como un tesoro. Cosas como estas hacen que divulgar astronomía merezca la pena.

Y después de esta experiencia tan divertida... ¡toca repetir!. Maripaz ya me ha liado para que cuando acaben todas las clases la unidad sobre el Sistema Solar me pase a explicarles algo sobre el sol y los planetas, cosa que haré encantado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada